Dermatitis atopica

Dermatitis atopica

miconsulta
Sin categoría

dermatitis atopica niños

Seguro que todos conocéis a alguien que tiene un niño con dermatitis atópica y lo mal que lo pasan en los brotes. Vamos a hacer un breve repaso del tratamiento y sobre todo de la prevención.

Como ya os comentamos tenemos intención de hacer una serie sobre los problemas de la piel en los niños, la semana pasada hablamos demolluscum contagioso y hoy vamos a por la dermatitis atópica.

El motivo de los temas y el orden son mis hijos y lo que a mi más me preocupa en cada momento: Javier con su molusco y ahora Sara con su dermatitis. Es un problema que viene de lejos porque ya tiene dos años y empezó al poco de cumplir los 3 meses, era invierno, llevaba gorrito y en la zona de roce, en carita y dorso de pie le salieron las lesiones típicas que luego describiremos.

La de la zona de roce del gorrito en el cuello le picaba tanto y se rascaba con tal desesperación que en alguna ocasión incluso llegó a sangrar. Lo mismo le paso en la flexura del tobillo su primer verano. Ahora tenemos temporadas buenas y temporadas regular, justo ahora está con un brote en la parte posterior de las rodillas y la pobre me pide que le ponga crema en las pupas.  Nos parece muy importante que conozcáis el tratamiento y, sobre todo, la prevención de nuevos brotes.

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria, crónica y recidivante, esto es, que se repite. Es bastante frecuente ya que afecta hasta al 15% de la población y lo que es curioso es que se ha visto como en los últimos 10 años ha ido en aumento quizá debido a la contaminación o a la exposición a productos alergénicos.

El 60% presentan el primer brote antes del año de vida y nunca antes de los 2 meses. La mayoría tienen antecedentes de alergia en la familia, no es nuestro caso.

La piel atópica es una piel seca, que pica mucho y en la que se ven eccemas que junto con la sequedad son la lesión mas típica. En los niños pequeños suele aparecer en mejillas y nalgas y cuando van siendo mayores en zonas de flexion como el hueco de la rodilla.

Es una piel frágil, hay que vigilar que no se infecten las lesiones al rascarse, también son más susceptibles de presentar  verrugas, molluscum contagioso, herpes simple…y también hay que investigar que no presenten otras atopias (asma, urticaria, rinitis…)

Después de la pubertad entre un 40 y un 60% siguen teniendo síntomas.

Es importante que los papás tengan claro que es una enfermedad crónica que evoluciona en brotes y que aunque no hay ningún tratamiento curativo sí que se puede actuar sobre lo que lo desencadena y tratar el brote:

Tratamiento del brote.

Corticoides sobre las lesiones, es importante usar el de potencia más baja que sea efectivo. Los corticoides siempre dan un poco de miedo pero aplicándolos de la manera correcta y el tiempo adecuado son un gran aliado contra la dermatitis atópica.

En ocasiones si el brote es muy intenso es necesario darlo por vía oral.

Inmunomoduladores (Elidel) son una alternativa a los corticoides pero no los sustituyen,  se pueden usar en cara y pliegues y han demostrado ser eficaces y seguros. Su seguridad a largo plazo esta aún pendiente de estudio.

Antihistamínicos orales, que son medicamentos que alivian el picor intenso de estas pieles. Nunca se deben aplicar en crema.Antibióticos cuando hay lesiones sobreinfectadas, en primer lugar sobre la piel, tópicos, pero si es necesario también por vía oral.

Prevención de la dermatitis.

Evitar usar prendas de lana. Mejor de algodón, lino…y no sobreabrigar ya que el sudor  y el calor hace que la piel pique más y las lesiones se intensifiquen.

Utilizar detergentes neutros con la ropa, no usar suavizantes.

El baño tiene que ser muy corto, el agua es “enemiga” de estas pieles, no debe estar demasiado caliente, 30-33º, usar jabones neutros o extractos  de avena y champú especifico para pieles atópicas.

Secar sin frotar, a toquecitos

Aplicar hidratante, la que le funcione a cada niño. Muchas veces oímos en la consulta que tal crema le iba muy bien pero ahora ya no. Es necesario probar, a veces una barata pero muy hidratante les funciona bien.

Cuidado con algunas cremas que llevan urea, ácidos glicólico, pirúvico, alfahidroxilactico porque aunque son muy hidratantes sobre piel con eccema son irritantes y producen picor. Hay que reservarlas para la piel “sana” entre brotes La hidratación debe repetirse a lo largo el día.

Uñas cortas para evitar que al rascarse se hagan heridas, en los bebés a veces es necesario ponerles manoplitas de algodón para evitar que se rasquen.

Evitar el contacto con la piel de alimento ácidos como tomate o naranja porque agravan el picor y el eccema.

Y sobre todo mucha paciencia, cuidado y dedicación, recordad que es una enfermedad crónica que cursa en brotes, cuando la piel está bien hay que seguir cuidándola con la misma delicadeza y tesón y actuar en seguida que se noten los síntomas de un nuevo brote.

Para ampliar información: http://enfamilia.aeped.es/temas-salud/dermatitis-atopica

http://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/dermatopica.pdf     

Y si teneis alguna duda www.miconsultadepediatria.com